Después del 7-J, por una izquierda anticapitalista: construyamos la unidad desde la base

Como ya se esperaba, la abstención ha marcado las elecciones europeas, llegando al 54%. Sin duda, esta abstención, como casi todas, ha favorecido a la derecha y en este caso al PP, que con una ventaja de más de 4 puntos ha superado al PSOE en 2 escaños. Pero más allá del beneficio de la abstención para la derecha, cabe destacar que el PSOE, con un porcentaje de participación prácticamente igual que en las anteriores elecciones europeas, ha perdido más de 700.000 votos. Esta pérdida de votos tiene su reflejo en la incapacidad del PSOE y de sus políticas social-liberales de solucionar los problemas reales de la gente frente a la crisis económica, sobre todo los de sus posibles votantes. Con un paro de más de 4 millones de personas no se puede esperar que no se pague en cualquier elección cuando se está al frente del Gobierno.

Por su parte, la alegría de la coalición IU/IC-V de no haber perdido su segundo eurodiputado no debería ser tanta si consideramos que continúa perdiendo votos. En lugares como Catalunya llega a perder más de 30.000, pagando un alto precio por su participación en el Gobierno de la Generalitat.
La victoria del PP es una mala noticia, pero es un reflejo de la situación política actual, donde las políticas del PSOE no solucionan los crecientes problemas de la mayoría de la población. Otra mala noticia es el aumento de los votos a UPyD. Esta formación de derechas consigue un europarlamentario y se convierte en la tercera fuerza en Madrid por delante de IU. Aún más preocupante es el resultado de la extrema derecha, que sumada en su totalidad ha pasado de 30.153 votos en las europeas de 2004 a 74.084 en estas elecciones.

Pero si estas elecciones europeas eran importantes para la izquierda anticapitalista en el Estado español era por la participación de dos nuevas formaciones: Iniciativa Internacionalista-La Solidaridad entre los Pueblos (II-SP) e Izquierda Anticapitalista/Revolta Global-Esquerra Anticapitalista (IA/RG-EA).

Los resultados de II-SP no han sido todo lo buenos que se esperaba. Con 175.895 votos se ha quedado lejos de obtener un europarlamentario. A pesar de que sus resultados en Euskadi –115.281 votos, siendo la cuarta fuerza– y Nafarroa –22.985 votos, siendo la tercera fuerza– han sido importantes, y su mera presencia ha servido para mostrar la fuerza que la izquierda abertzale continúa teniendo en Euskal Herria, no ha sido suficiente a causa de los pocos votos recogidos en el resto del Estado. Solo Catalunya, con 16.575, ha conseguido un buen resultado, pero claramente insuficiente. El hecho de que II-SP centrara su discurso en la autodeterminación, teniendo en cuenta la debilidad de las diferentes fuerzas más allá de Euskadi y Nafarroa (debilidad a la que no escapa nadie en la izquierda radical actual), ha impedido tener los suficientes votos para hacer llegar una voz rupturista al parlamento europeo. Ni aún sumando todos los votos de II-SP, IA/RG-EA y PCPE se hubiera estado cerca del eurodiputado o eurodiputada.

Por su parte, IA/RG-EA, la formación por la que como En lucha/En lluita pedíamos el voto, a pesar de conseguir muchos menos votos, 25.243, ha conseguido unos buenos resultados, sobre todo en provincias tan importantes como Barcelona, València o Madrid (en esta última ha llegado a superar a II-SP). El hecho de que más de 25.000 personas hayan votado por una candidatura que plantea la formación de una izquierda anticapitalista de combate arraigada a los movimientos sociales, y formada por varias personas directamente salidas de ellos, es sin duda una buena noticia que debe llevarnos a conclusiones de cara al futuro.

Algunas conclusiones

Todos los medios de comunicación mayoritarios destacan en sus titulares que toda Europa ha girado a la derecha. Por tanto, según el resultado de las elecciones, la mayoría de la población le ha dado la batuta a la derecha europea para salir de la crisis. Algunos van más allá y llegan a afirmar que Europa es claramente de derechas o que se entrega a la derecha para que solucione sus problemas.
Es obvio que no podemos dejar de preocuparnos por la victoria del PP y de la derecha en Europa –y aún más por el avance importante de la extrema derecha en muchos países. Además, el descalabro de la socialdemocracia, sobre todo en Gran Bretaña, ha sido muy importante y no refleja nada más que el resultado de sus políticas neoliberales.

Pero la idea de que de repente Europa es de derechas es algo que debemos combatir como izquierda anticapitalista. Ganar unas elecciones, y más unas europeas, no es suficiente para hacer decantar el balance de la lucha de clases a favor de la derecha. Las políticas neoliberales y de desregularización que nos han llevado a esta crisis son las mismas que aplicará la derecha a nivel europeo y, sin duda, estas políticas tendrán una respuesta en las calles y los centros de trabajo. La revuelta en Grecia, las manifestaciones y protestas laborales en Francia o las huelgas en Gran Bretaña no han desaparecido de repente. Continúan estando ahí y, de hecho, serán las que marcarán el balance de fuerzas en los próximos meses. En el Estado español esta resistencia, más tarde o más temprano, también aparecerá y seguirá el ejemplo de los y las estudiantes luchando contra Bolonia, el de los astilleros de Naval-Xixón o el de los trabajadores del metal en Vigo.

A otro nivel, después de muchos años hablando sobre la necesidad de construir un referente político alternativo en las elecciones, finalmente éste ha empezado a perfilarse a través de dos candidaturas. Esto es algo muy importante que como izquierda anticapitalista no podemos menospreciar. Debemos darle la importancia que merece, ya que es sin duda un primer paso que en el futuro deberá traer sus consecuencias.

Como ya hemos dicho durante toda la campaña, lo mejor hubiera sido una candidatura unitaria, que obviamente hubiera tenido un impacto mayor. A pesar de eso, nuestra opción como organización fue la de dar nuestro voto a IA/EA-RG por el tipo de candidatura que representaba y su proyección de futuro. Por eso, desde aquí queremos felicitar a los y las compañera de IA/EA-RG por los resultados conseguidos y la buena campaña llevada a cabo. Demostrando que hay otra manera de hacer política desde la base.

Pero, como todos y todas sabemos, las elecciones son solo el principio y ahora, después de estos resultados, la necesidad de la unidad en la lucha se ve más clara que nunca. Por eso desde En lucha/En lluita nos comprometemos para seguir avanzando en la construcción de alternativas políticas anticapitalistas desde la unidad de todas las luchas. Hay que continuar estrechando lazos entre organizaciones revolucionarias, a la vez que se incluye a nuevos activistas en una izquierda anticapitalista amplia, de base y combativa. La presidencia europea del Estado español a partir de enero de 2010 será una oportunidad excelente para mostrar qué tipo de Europa queremos los y las trabajadoras.

En lucha/En lluita, 8 de junio 2009

¿Estas de acuerdo con nosotr@s? Recibe más información sobre En lucha, anticapitalismo y revolución

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s